28 de mayo de 2008

Año 6, Vol. 1: Historias de Familias


El Señor Sonzogni, encargado de la Empresa Provincial de Energía (EPE) en Recreo, Santa Fe, tuvo la oportunidad de hablar con el Coordinador de la Oficina Local de Santa Fe y comentarle de una experiencia que había tenido días atrás junto a su equipo de trabajo.

El equipo de la EPE fue a efectuar la conexión de electricidad a las últimas cuatro viviendas entregadas por Hábitat para la Humanidad Argentina (HPHA). En la mitad de la tarea comenzó a lloviznar, y buscaron refugio al lado de la vivienda de la familia Colman. Allí se encontraba uno de los hijos de la familia que estaba observando cómo trabajaban y aprovechó la oportunidad para conversar con los trabajadores y agradecerles por estar conectando la luz a su casa. Para el asombro de cada trabajador, el niño les contó cuan orgulloso se sentía de tener la posibilidad de vivir en una casa de material, sin humedad, con un cuarto para él solo y que estaba muy feliz de poder invitar a sus compañeros a estudiar a su casa, algo que antes le era imposible.

Esa conversación fue motivo de reflexión del equipo de la EPE, y aunque en condiciones de mal clima siempre suspenden el trabajo, esta vez decidieron continuar y finalizar la tarea para que las familias pudieran tener inmediatamente energía eléctrica. Sintieron que era lo mínimo que podían hacer desde su lugar y realidad, con trabajo seguro, un buen ingreso a fin de mes, y una casa propia y confortable, para con estas familias que estaban iniciando una nueva etapa.

Al otro día, el jefe de la EPE dialogó en el almuerzo con su esposa y familia, y todos reflexionaron sobre cómo estas historias ocurren constantemente a nuestro alrededor y no suelen ser detectadas por el ritmo de trabajo que lleva cada uno. Por ello, el señor Sonzogni, se mostró muy agradecido con HPHA ya que le permitió ver cómo familias en necesidad encuentran oportunidades para crecer y reinsertarse en la sociedad a través del esfuerzo propio y la ayuda mutua, sin que le regalen nada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy conmovedor. Es notable como damos por sentado las comodidades más básicas es nuestras vidas.Emociona cómo esta familia valora su nuevo hogar.

Enrique dijo...

Los felicito por los cambios en el boletín. Está mucho mejor, ya que no estoy horas para bajarlo. Y el diseño está muy bonito.

Por otra parte, es bueno que difundan la gran tarea que hacen. Sigan así!

Anónimo dijo...

Muy bueno el blog. Sigan difundiendo la tarea que realizan.

Salu2,

A.G.

¡nf¡n¡t¡to dijo...

En estos tiempo en los que la frase de pila parece ser "sálvese quien pueda" encontrarse con la solidaridad al alcance de la mano renueva las esperanzas. Seguir soñando no parece ilusorio sino mas bien una meta a la que se llega con el trabajo en conjunto y el aporte desinteresado de muchos. El dar a conocer estas historias es gratificante, por lo que mis felicitaciones a quienes las construyen y a quienes las difunden.